Guia para usar las especias II

IMG_0200_4Azafrán:Son los pistilos de las flores de este nombre. Su olor es más bien fuerte, por lo que se debe de usar muy poca cantidad de azafrán ya que aporta un sabor muy intenso. En nuestra cocina, se utiliza como especia indispensable en las diferentes variedades de paella, también se utiliza para cocinar diferentes arroces, carnes y mariscos.
Para obtener un kilo se necesitan unas 250.000 flores. Es considerada la especia más cara del mundo.

Clavo: Se emplea entero o molido. Se emplea entero en estofados, caldos, salsas, escabeches o encurtidos. Se utiliza molido para repostería. Tiene un sabor y olor fuerte. Se obtiene el aceite de clavo para fabricar jabones y cosméticos.
Como comentamos en una ocasión anterior, el clavo es bueno para neutralizar olores, por lo que si pinchamos 5-6 clavos en medio limón y lo colocamos en un rincón de la nevera, neutralizará los olores.

Comino: Las semillas enteras o en polvo, aromatizan sopas, salsas, guisos, empanadas, carnes o verduras. Os dejamos un buen ejemplo de un riquísimo guiso con un toque de comino http://www.rsabater.com/es/nuestras-recetas/patatas-en-caldillo-de-malagon/
Triturados con sal se usan como condimento en varios platos marroquíes.
Su sabor es dulce, recuerda ligeramente al anís, algo picante y cálido y muy aromático. Su aroma cálido, penetrante y algo dulzón ha dado lugar a recetas dulces y saladas. Además como curiosidad, si hervimos una cucharadita de comino por taza de agua durante 5 minutos y luego tapamos para dejar reposar, obtendremos una infusión muy digestiva.

Hinojo: Es una hierba aromática empleada para preparar salsas. Las semillas de hinojo se utilizan para aromatizar guisos y postres, y es un ingrediente más como base de perfumes y fragancias.
Como curiosidad, podemos decir que los frutos de hinojo siguen siendo uno de los remedios populares más empleados para combatir el ‘cólico del lactante’.